RAZÓN DE SER
ESCUELAS DE TAREAS
CALASANZ



Las ETC se han creado debido a una serie de factores sociales, educativos, económicos, familiares y personales, que trastornan el pleno desarrollo de la educación.

FACTORES SOCIALES

La mayoría de los niños, a quienes se dirige el programa educativo de las ESCUELAS DE TAREAS CALASANZ, vive en vecindarios periféricos de grandes ciudades con las características comunes de toda vecindad marginada y con las características propias, en algunos lugares, de formar parte de una ciudad fronteriza con Estados Unidos.

 


Deporte para nuestros niños de la ETC del ejido El Choropo de Mexicali.
  Estos vecindarios, la mayoría fraccionamientos, ejidos, cañones, que no llegan a colonias -como llamamos en México a los vecindarios con servicios-, avanzan muy lentamente en su progreso y bienestar.

 

Los servicios básicos: pavimentación, iluminación, zonas verdes y recreativas, transporte urbano, recolección de basura, etc., mejoran muy despacio.

 

El clima de inseguridad, creado por la realidad y amplificado por los medios de comunicación, retraen las salidas a la calle y las iniciativas al aire libre, como encuentros deportivos y lúdicos. Además los parques públicos no siempre están cercanos al hogar, ni son seguros. Todo lo cual motiva a los padres de familia a retener dentro del hogar a sus hijos, quienes viven cotidianamente las tensiones propias tanto por las ausencias de los padres como por el roce muchas veces desgastante y problemático con los demás familiares.

Muchos niños crecen solitarios, pasivos, con semillas de violencia sembradas en el corazón.

FACTORES ECONÓMICOS

En general a la mayoría de las familias se les va el día en sobrevivir. A pesar de que en la zona fronteriza las posibilidades de encontrar trabajo son mayores y  mayores los sueldos comparados con otros estados de México, también es cierto que los gastos son mayores, como las incitaciones al consumo.

Pasan los años y el poder adquisitivo es muy bajo. La búsqueda del diario sustento, el conservar la salud tan amenazada, el ir manteniendo la vivienda consume las fuerzas y el dinero de la familia. Invertir en educación es un lujo que la mayoría de los padres no se pueden permitir.

Muchos niños no pueden asistir a mejores escuelas ni a centros de reforzamiento escolar y desarrollo de sus cualidades.

FACTORES PERSONALES

Debido a la poca o deficiente interacción con sus familias y con espacios, que estimulen sus facultades psicomotoras y emocionales, muchos niños y adolescentes presentan baja autoestima y timidez al participar en actividades grupales. Existe así una creciente inseguridad y desconfianza hacia las propias habilidades, lo cual en muchos de los casos los desmotiva para seguir con su educación formal y avanzar hacia niveles superiores a los básicos.

Muchos niños no alcanzan los niveles básicos de la enseñanza y otros desertan de la escuela.

FACTORES EDUCATIVOS

 

Es una conquista social enorme la presencia cercana en muchas colonias de los Jardines de Niños y Escuelas Primarias. La calidad de la educación impartida, sin embargo, es deficiente. No se pueden aquí analizar las causas. Pero es cierto que la mayoría de los alumnos no han asimilado el mínimo de los programas oficiales. Pocos son quienes realmente tienen los conocimientos adquiridos en el nivel que cursan.

Las estadísticas oficiales de las dependencias internacionales colocan a la educación en México como una de las más bajas de entre los países, que conforman la OCDE. Si tomamos en cuenta que la educación es más que el aprendizaje de conocimientos, queda más evidente la deficiente educación, que se imparte. Muchos niños arrastran grandes retrasos escolares, crecen en el cuerpo, con serias deficiencias y sin desarrollar las áreas artísticas y sociales de su personalidad.

Muchos niños arrastran serios retrasos escolares y crecen con poca capacidad crítica y expresiva.

FACTORES FAMILIARES

 

Ante este panorama educativo, causado por los factores sociales, educativos y económicos, los padres se sienten impotentes. Hasta frente a lo que pudiéramos creer que es lo más simple: la tarea escolar. Es que no siempre los padres disponen de tiempo o conocimientos para ayudar a sus hijos.

La frustración ante el ambiente, que se impone, gana el corazón de los padres, quienes muchas veces claudican de su responsabilidad o simplemente no saben cómo educar.

Con poco apoyo familiar muchos niños carecen de estímulos y medios para mejorar sus conocimientos y mantener una sana relación con los demás.

© Padres Escolapios / Piarist Fathers: Viceprovincia de las Californias.