ORDEN

DE LAS

ESCUELAS PÍAS

San José de Calasanz y los primeros Escolapios creían que la sociedad sólo puede avanzar si todos sus miembros, sin discriminación alguna, son educados, desde la primera infancia, en forma integral, en Piedad y Letras.

ACTUALIDAD DE LA ORDEN

Somos una Orden Religiosa clerical fundada en el siglo XVII por S. José de Calasanz (1557-1648) y dedicada al apostolado de la educación de los niños y jóvenes, preferentemente pobres, al que nos consagramos con un cuarto voto especial.

 

En 1617, el Papa Paolo V aprobó a la Congregación Paulina de Clérigos Regulares Pobres de la Madre de Dios de las Escuelas Pías, que Gregorio XV elevó a Orden Religiosa en 1621 con el nombre actual. Pronto se extendió por toda Italia y Europa central.

Por más de cuatro siglos, los Escolapios hemos sido líderes en la educación y, hoy como ayer, nos preocupamos por los sueños y aspiraciones de la juventud. Nuestra vida religiosa en comunidad da testimonio del Evangelio de muchas maneras: por medio de la educación, en el salón de clases o en lo alto de una montaña, inspirando y guiando a los niños y jóvenes a tener una experiencia de Dios.

 

Los Escolapios vemos a Jesús en los niños y compartimos su llamada a servirles.

P. Ugo Barani de la provincia de Italia, en Daloa.

  Por medio de un voto religioso de dedicarnos a la educación cristiana de la juventud, los Escolapios servimos a Dios y a la Iglesia. Por esto, la entrega a la educación de la juventud es para nosotros, miembros de la Orden de las Escuelas Pías, una vocación sagrada.

 

Actualmente el sueño de dar a todos los niños una educación cristiana, continúa. Los Padres Escolapios seguimos a Jesucristo por medio de la educación de la juventud en África, América, Asia y Europa, con presencia en 34 países, donde nos organizamos en provincias y viceprovincias.

Los casi 1.500 miembros de la Orden llevamos adelante nuestra misión con la colaboración de más de cien mil laicos y compartimos el carisma de Calasanz con los integrantes de las congregaciones religiosas femeninas y masculinas de la Familia Calasancia.

 

Nuestra identidad definida en nuestras Constituciones 

SÍNTESIS DESCRIPTIVA DEL CARISMA ESCOLAPIO

Por este carisma, los religiosos escolapios

- somos llamados

 

por el Padre en el Espíritu a una vida de Consagración por la profesión de los consejos evangélicos siguiendo a Jesucristo como Pobres de la Madre de Dios según el camino de Calasanz, en actitud de conversión y formación continuas;


- somos convocados

 

a un estilo de vida fraterna en comunidad, que sea signo profético de unión dentro del Pueblo de Dios y en plena comunión con él, para que el mundo crea;


- somos enviados como cooperadores de la Verdad

 

a evangelizar por medio de la educación integral en Piedad y Letras, con paciencia y caridad, a los niños y jóvenes, especialmente a los pobres, desde los primeros años, y así manifestar la santidad de la Iglesia y colaborar en la formación de la persona y en la reforma de la sociedad.

LA MISIÓN ESCOLAPIA

El pensamiento de Calasanz: “si desde los primeros años se educa a los niños en la piedad y en las letras, se puede esperar un futuro feliz para ellos”, configura nuestro ministerio específico global como la realización de un servicio evangelizador educativo, que abarca todas las edades hasta la madurez, principalmente desde los primeros años. En la más tierna infancia se construyen las estructuras básicas de la persona, que perdurarán toda su vida.

Desde esta intuición fundamental calasancia acentuamos los siguientes rasgos:

•    Considerar como primeros destinatarios de nuestra misión a los niños, principalmente los indefensos y abandonados, de manera evidente u oculta;

•    Priorizar y revitalizar nuestra atención a la educación de los más pequeños dedicando a ello personas y recursos;

•    Crear para ellos ambientes educativos positivos y acogedores;

•    Valorar como acciones necesarias para educar a la infancia, el cultivo de su interioridad y la oración, y la atención a la familia;

•    Estar siempre abiertos y atentos a los nuevos métodos pedagógicos y educativos y a las nuevas tecnologías;

•    Ser creativos en todos los aspectos de la educación, abriéndonos con sentido crítico a la transformación de la sociedad;

•    Potenciar en todas nuestras obras la educación para la acción social y el voluntariado;

•    Dar mucha importancia a la educación no formal, asumiendo como tarea muy actual la formación en y para el tiempo libre.

LÍNEAS GENERALES DE ACCIÓN PARA 2009-2015

En el 46º Capítulo General de la Orden, realizado en julio de 2009, en Peralta de la Sal, los Escolapios acordamos trazarnos las siguientes líneas generales de acción para desarrollarlas durante el próximo sexenio:

1.- Impulsar la revitalización, consolidación y crecimiento solidario de la Orden a través de los cambios estructurales necesarios.

2.- Profundizar los aspectos espirituales y humanos necesarios para hacer de nuestras comunidades lugares de crecimiento personal, de vivir y compartir nuestra experiencia de Dios y referencia para la Misión.

3.- Impulsar la identidad calasancia y la calidad en la práctica de nuestro ministerio en las obras de educación formal, educación no formal y parroquias.

4.- Impulsar la Pastoral Vocacional como elemento nuclear en la vida de nuestras obras.

5.- Impulsar la mejora de la calidad de la formación inicial para revitalizar la Orden.

6.- Seguir impulsando el desarrollo del Proyecto Institucional del Laicado Escolapio.


 información

¿ESCUELAS PÍAS O ESCOLAPIOS?

El nombre “Escuelas Pías”, que Calasanz dio a su obra es una síntesis de su misión. Es decir, somos una “Escuela” (nos dedicamos a la educación integral) y “Pía” (dedicada preferentemente a los pobres: una obra pía).

 

Al comienzo se nos llamó “Religiosos de las Escuelas Pías” o, más a menudo, “Padres de las Escuelas Pías”, pero evidentemente para el lenguaje popular resultaba demasiado largo y pronto se acuñó la expresión, juntando las dos palabras, “escola”-“píos”: escolapios, que se usa ya oficialmente en documentos Reales del siglo XVIII.

Vale notar que, en los países latinos, el nombre popular recogió las dos expresiones (Escuelas y Pías), de aquí “Escolapios”, “Scolopi”, mientras que en los países de influencia sajona se tomó solamente la expresión “Pía”, de aquí: “Pijarów”, “Piarist”, “Piaristes”…

 

El P. Jaume Pallarolas, provincial de Cataluña, con aspirantes de Senegal.

CONGREGACIÓN GENERAL

La Congregación General de las Escuelas Pías en la Iglesia de San Pantaleón, en Roma.
De izq. a der.: PP. Ricardo Querol, Sergio Fernando Hernández, Pierre Diatta, Pedro Aguado, Miguel Giráldez y Mateusz Pindelski.

 

El acompañamiento general de la Orden es realizado por la Congregación General, integrada por:

P. PEDRO AGUADO
Padre General

P. PIERRE DIATTA
Asistente por África y Asia

P. SERGIO F. HERNÁNDEZ
Asistente por América

P. MIGUEL GIRÁLDEZ
Asistente por España

P. MATEUSZ PINDELSKI
Asistente por Italia y Europa Central



CON SEDE EN:
Curia Generalizia degli Scolopi
Piazza de'Massimi, 4
(San Pantaleo) 00186 ROMA

Tel: (0039) 06 68 407 41
Fax: (0039) 06 68 30 88 58
comunicacion@scolopi.net

Para saber más sobre la Orden
visita el

sitio oficial de los Escolapios

ESCOLAPIOS EN EL MUNDO

ÁFRICA



En Dakar, Senegal, cada mes de noviembre festejan a Calasanz y a los patronos de la ciudad.

 


AMÉRICA



Los jóvenes de los colegios de Escolapios y Escolapias de Argentina realizan cada año un Encuentro conjunto.



ASIA

 


El P. Adam con alumnos del colegio escolapio de Kaisei, en Japón.


EUROPA



Misa familiar en el colegio St. Antoni de Barcelona, Cataluña, celebrada por el P. Andreu Trilla y asistida por el junior Aniol Noguera.

 

© Padres Escolapios / Piarist Fathers: Viceprovincia de las Californias.